miércoles, 22 de junio de 2016

¿Cómo Funciona un Tren Basculante?

La fuerza centrífuga es aquélla que lanza hacia afuera a los objetos que se desplazan a gran velocidad en una curva.



Eso ocurre con todos los vehículos, que por dicha razón deben reducir considerablemente su velocidad cuando toman una, pues de lo contrario saldrían  disparados fuera de su curso.

Los trenes, obviamente, no se libran de dicha ley física, que impide que aquéllos diseñados para transitar a gran velocidad (en algunos casos superior a 300 kilómetros por hora) desplieguen todo su potencial.

Para contrarrestar ese inconveniente, la tecnología diseñó un tren que al llegar a las curvas modifica la posición de su carrocería, inclinándola entre 8 y 10 grados hacia el interior de éstas. Ello, logrado a partir de un complejo esquema basculante, en el que intervienen desde la mecánica hasta la informática y la electrónica, le permite contrarrestar la fuerza centrífuga y desarrollar en dicho tramo de la ferrovía una velocidad bastante parecida a la que llevaba en las rectas, y 30% más alta que las de los trenes que no poseen esta característica.

Este prodigio de la tecnología fue ideado por la empresa Fiat, que lo probó con gran éxito en su tren denominado Pendolino (pendulito en italiano), de cuya peculiar forma de encarar las curvas nos da cuenta el video adjunto.

Lamentablemente, el alto costo del sistema ha originado que esté siendo dejado de lado, en favor de la más tradicional y económica opción de construir ferrovías con un peralte (inclinación) que atenúe el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada